jueves, noviembre 01, 2007

Xalapa era una fiesta... del color



De momento no sabemos cuál era el propósito de los urbanistas que impulsaron la coloración supuestamente alegre y moderna de los viejos edificios. ¿Se trataba de entrar de lleno a la Postmodernidad, recuperando y resaltando la vieja arquitectura que había logrado salvarse del llamado Antihistoricismo? Como quiera que haya sido, dicha coloración nos permite ahora redescubrir los detalles que de otra manera se escaparían a la rápida mirada del transeúnte. Esta es la calle Revolución, antes de desembocar a la famosa Plazuela del carbón. Fotografía de Hermilo Gómez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario