sábado, agosto 29, 2009

El centro histórico de la ciudad y puerto de Veracruz, Veracruz

Estas imágenes del puerto de Veracruz nos muestran el resultado de los contínuos esfuerzos que se han llevado a cabo para hacer del Centro Histórico un lugar libre del desorden y la contaminación que forzosamente origina el desarrollismo económico, en este caso, la planeación fragmentada y sujeta a intereses particulares del crecimiento general de la ciudad.

Los argumentos que justifican la restauración del Centro Histórico son varios, pero destacan los siguientes: Se trata de una recuperación de los símbolos físicos de la memoria colectiva, del conocimiento mismo de esa memoria. Es cuestión de devolverle al Centro su escala humana y su ascendiente sobre el resto de la ciudad. Y, last but not least, es cosa de revitalizarlo económicamente para que la restauración sea costeable o recuperable.

Parte del repertorio urbanista consiste en reorganizar e integrar los espacios existentes de circulación peatonal del Centro Histórico, pues se busca que la actividad comercial se vea más como ocio o recreación que como cansado ir y venir a pie. El Centro Historico no compite con las áreas comerciales a las cuales se llega mediante el automóvil, no sólo debido a su lejanía, sino además porque el objetivo de su restauración es básicamente turístico.

En teoría, el visitante encuentra en el Centro Histórico la identidad de una ciudad, de un estado y hasta de una nación; y por su parte el residente puede venir al Centro a dar literalmente un respiro después de una extenuante jornada en el trabajo. En todo caso, ambos tienen la oportunidad de encontrarse ahí y charlar sobre las realidades de la ciudad, si les apetece, o simplemente ignorarse mutuamente.

El ir de aquí para allá hoy día ya no tiene las connotaciones que inspiraban a un Baudelaire o un Benjamin a hablar del flâneur, pero aún así los paseantes no dejan de querer hacer suya la ciudad, a través del conocimiento histórico o del simple consumo de café y la mirada atenta a cualquier novedad en la rutina diaria. La novela, el cigarrillo y la charla casual acompañan al nuevo paseante que no se sorprende con el orden, que más bien espera algo vibrante que le haga sentir vivo.


Fotografías de Hermilo Gómez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario